Consejos financieros para un universitario

Te has preguntado, ¿qué debe hacer un estudiante para empezar su vida profesional de la mejor manera en términos financieros? La época universitaria es una de las más dinámicas y divertidas en la vida. Pero también conlleva retos y responsabilidades nuevas, incluyendo el manejo correcto del tiempo y la presión de pagar los estudios. Aquí te compartimos algunos consejos valiosos para que puedas empezar con el pie derecho.

Invierte en tu educación, pero no te endeudes más de la cuenta

Una educación universitaria de calidad te abrirá oportunidades y te dará una base sólida para desarrollarte como profesional o empresario. Diversos estudios realizados comprueban que las personas con un título universitario reciben mejores salarios que aquellos que no asisten a la universidad. Dicho esto, no es necesario asistir a la institución más costosa o tener dos maestrías para ser exitoso. Actualmente, lo más importante para un profesional es saber desaprender y volver a aprender cuantas veces sea necesario, porque el mundo va cambiando rápidamente.
En conclusión, no te endeudes tanto que te tomará la mitad de tu carrera pagar esa deuda. Esto hará que pospongas otras decisiones financieras importantes como la compra de una vivienda, de un auto o incluso la decisión de formar una familia. Evalúa tus opciones, discútelo con tus padres y al pedir un préstamo para estudiar, ten una visión a largo plazo.

Empieza a desarrollar un historial crediticio

Para acceder a cualquier producto financiero (préstamo hipotecario, préstamo de auto, préstamo personal, entre otros), una persona debe tener un historial crediticio; es decir, debe haber comprobado, a través de cómo ha manejado sus finanzas, que es una persona confiable para recibirlo. Para tener un buen historial crediticio, como lo dice la palabra, debes tener un crédito y pagar la deuda en el tiempo estipulado.
¿Cómo construir un historial? En los años universitarios esto se hace poco a poco. Puedes tener un celular pos pago con contrato, sacar una cuenta de luz o agua a tu nombre o incluso, una tarjeta de crédito para emergencias; y, por supuesto, pagarlo todo a tiempo y con responsabilidad. Esto te permitirá tener un historial crediticio cuando en el futuro quieras pedir algún tipo de préstamo.

Forma el hábito de ahorrar

Muchos estudiantes universitarios viven con sus padres mientras estudian y trabajan; algunos deben contribuir a los gastos del hogar y otros reciben ayuda de sus padres para todos los gastos. Este es el momento perfecto para empezar a “engordar” esa cuenta de ahorros, porque más adelante, con más responsabilidades, será mucho más difícil.

Durante tu vida universitaria, dedícate a ahorrar. Este te permitirá tener una base para empezar tu vida profesional de la mejor manera y alcanzar esa meta que tanto has anhelado como realizar un viaje o dar el abono inicial de un auto nuevo.

Piensa en tus metas y cómo se atan a tus finanzas

La vida universitaria es una etapa para ir descubriendo cuáles son tus sueños y metas. Por ejemplo, ¿algún día quieres tener una casa en la ciudad o te gustaría vivir en el interior?; ¿te decidirás por una carrera técnica o profesional?; ¿eres una persona que prefiere gastar su dinero viajando o es muy importante para ti tener tu propia casa?; ¿estás en una relación de pareja y te gustaría casarte joven o prefieres esperar hasta más adelante?; ¿tienes algún familiar enfermo y debes apoyarlo a penas tengas ingresos?

Todo este tipo de pensamientos y decisiones, están directamente relacionados al manejo de tus finanzas personales y a ver cómo, cuándo y dónde te gastas el dinero. Cuando estés pensando en tus metas y tu plan de vida, siempre incluye el tema de las finanzas. Aprende sobre productos financieros, sobre tus opciones y posibilidades de acceso al crédito para tomar las mejores decisiones posibles.

2019-05-18T09:55:50-05:00